¿Tienes alguna duda?

Marmita industrial

Disponemos de una amplia selección de Marmitas profesionales a gas de diversos tamaños y prestaciones. Una marmita es una olla de metal cubierta con una tapa, y es muy utilizada por negocios de hostelería como restaurantes, panaderías o hoteles para procesar alimentos nutritivos, mermeladas, jaleas, chocolate, dulces y confites, carnes, bocadillos, salsas, etc, Las mejores marcas del mercado y al mejor precio. Fabricación Europea. 

Marmitas industriales

Una marmita industrial es una olla a presión para profesionales que permite cocinar grandes cantidades de alimentos de manera uniforme, rápida y segura. Estas marmitas son de gran utilidad en colectividades como residencias de mayores, comedores de empresas, restaurantes, hoteles u otros negocios de hostelería.

En esta sección podrás encontrar marmitas de fabricación europea por las mejores marcas del sector, que funcionan a gas y que cuentan con distintos tamaños y prestaciones. Resultan de gran utilidad para preparar alimentos como carnes, salsas, mermeladas, dulces y otros alimentos nutritivos.

Para ello cuentan con prestaciones que incluyen agitadores, mezcladores o una capacidad de programación muy flexible. Las marmitas industriales pueden estar equipadas con grifos de desagüe y pueden ser fijas o basculantes, según el modelo. Además, se pueden integrar en líneas modulares de cocinas a la perfección encajando a nivel estético con el resto de elementos (freidoras, fogones…).

¿Qué tener en cuenta al comprar una marmita industrial?

Las cualidades más destacables en las que nos tenemos que fijar son:

Capacidad de la marmita

Las marmitas son todas máquinas de gran capacidad. Por ello, las más pequeñas cuentan con una capacidad de alrededor de 50 litros, pero existen modelos que superan los 300 litros de capacidad. Modelos intermedios, de unos 140 litros, son los más recomendables para negocios con un volumen considerable de clientes.

Sistema de funcionamiento

Las marmitas pueden funcionar con electricidad o con gas, pero sin duda las eléctricas consumen mucha más energía generando un coste más elevado. Además que tardan más en conseguir el calor necesario para cocinar. Por ello las marmitas de gas son las más recomendables, y es que además permiten un control mucho más efectivo de la intensidad de la llama.

La tapa

Las tapas deben garantizar la máxima seguridad y pueden ser equilibradas con muelles o de bisagras robustas. Ambas opciones son seguras, aunque las de bisagras facilitan el equilibrio en la apertura.

Modo de calentamiento

El calentamiento puede ser directo, indirecto o mixto. Si son de calentamiento indirecto el equipo calienta el agua entre la cuba y la cámara, lo que permite alcanzar una temperatura más homogénea. Si son de calentamiento directo, solo son apropiadas para líquidos y sopas. Las mixtas permiten un uso intermedio.