Armarios congeladores

Armarios neveras congeladores Verticales Industriales

Congeladores industriales

Los congeladores industriales son electrodomésticos diseñados para el sector de la hostelería cuya función es congelar y mantener los alimentos de su interior en perfecto estado durante mucho más tiempo. Estos congeladores son perfectos para hoteles, restaurantes o bares y existen numerosas versiones atendiendo a si son arcones horizontales o congeladores verticales.

Los modelos verticales necesitan ser desescarchados con cierta frecuente pero a cambio ocupan menos espacio que los arcones congeladores. El uso de baldas o cajones es algo común en los congeladores industriales, sobre todo cuando se trata de armarios congeladores expositores o congeladores verticales.

Qué tener en cuenta al comprar un congelador industrial

Entre los aspectos que debes analizar para elegir un congelador industrial para tu negocio destacan algunos especialmente. En primer lugar se debe analizar el tamaño del congelador en función de las necesidades del negocio y, además, localizar un hueco donde encaje un congelador de las dimensiones que necesitas.

También es muy importante conocer la capacidad frigorífica para saber qué cantidad de alimentos se pueden introducir en su interior y la clasificación energética, que debe ser A, A+ o A++ para conseguir un consumo de energía reducido que puede ayudar a ahorrar importantes cantidades de dinero a lo largo del año para tu negocio.

Otro aspecto a tener en cuenta antes de comprar un congelador industrial es que la temperatura del mismo sea regulable y que cuente con un intervalo de temperatura que oscile entre los -4ºC y los -20ºC. Preferiblemente se debe optar por congeladores que alcancen hasta los -24ºC, ya que a esta temperatura se evita la descomposición de los alimentos al detener la actividad enzimática y bacteriológica.

En último lugar deberás analizar aspectos como el material (acero inoxidable preferiblemente), que su sistema de enfriado sea No-Frost para impedir que se forme hielo o escarcha en su interior o el tipo de cierre que tiene. El cierre suele ser magnético, que es el más recomendable para evitar que exista alguna fuga de frío del congelador. En cuanto a las puertas las más habituales son de cristal con galvanizado plastificado o puertas de acero inoxidable.