¿Tienes alguna duda?

Planchas industriales

Planchas de cocina industriales de asar de la mejorar calidad y en diferentes tamaños y precios. La plancha industrial puede funcionar con energía eléctrica o de GAS.

Las planchas de gas industriales gozan de algo más de fuerza que las eléctricas, ya que se calientan más rápidamente, llegando a alcanzar una temperatura más alta en menos tiempo. Además, como ocurre con otro tipo de maquinaria, al ser el gas más barato que la energía eléctrica, a la larga y con el tiempo salen más rentables y económicas. Las eléctricas por su lado, no necesitan ningún extra en su instalación, por lo que ocupan menos espacio y son recomendables para negocios de hostelería que no tengan un uso muy demandado. 

Las planchas industriales como herramientas básicas en hostelería

La cocina es el área más importante en los negocios de hostelería, porque es allí donde se prepara la oferta gastronómica a servir a nuestros clientes. Bajo esta lógica ¿cómo podríamos olvidarnos de las famosas planchas industriales, la maquinaria especializada que todo negocio de hostelería requiere?

De hecho, la adquisición de las planchas industriales ha facilitado considerablemente el proceso productivo de los bares y restaurantes de todo el mundo, de manera que podemos ofrecer una gran variedad de platillos, bajo una cocción sana y ligera.  

Tipos de planchas industriales

Dentro del sector de hostelería y restaurantes, las planchas eléctricas y de gas destacan por encima de los métodos de cocción tradicionales. Las planchas eléctricas, por un lado, confieren una experiencia muy amena a la hora de preparar cualquier platillo, ya que conservan el sabor y la textura de los alimentos sin problemas.

Este tipo de planchas son ideales para preparar carnes y suelen contar con superficies antiadherentes, además de ser muy fáciles de limpiar y de mantener, dado a su resistencia.

Las planchas industriales eléctricas generalmente cuentan con termostatos para regular la temperatura, y como es de esperarse, requieren de energía eléctrica para funcionar, lo cual es conveniente para aquellos negocios que no cuentan con suministros de gas especializados.

Las planchas de gas, por otra parte, operan con gas butano o natural y permiten alcanzar potencias más altas, además de poder reducir el consumo eléctrico de manera eficiente.

De esta manera, podemos elaborar platos a menor tiempo posible sin que ello signifique arriesgar la calidad y el sabor de nuestros alimentos. Son planchas muy versátiles en cuanto a los materiales de fabricación, además de ser fáciles de limpiar después del uso.

Sin embargo, antes de comprar cualquier plancha de gas debemos cerciorarnos de los componentes y accesorios que integran, para así facilitar y optimizar el rendimiento de nuestro equipo de trabajo.

Las capas antiadherentes son necesarias, al igual que las asas para manipulación, el sistema de reparto de calor progresivo y los ajustes de temperatura.

Materiales de las planchas industriales

El acero laminado, el hierro, el cromo y el recubrimiento en cerámica suelen ser alguno de los materiales más utilizados en la fabricación de planchas industriales.

Las planchas de acero laminado e inoxidable son las más comunes hoy en día, ya que son la opción más económica y duradera en la gran oferta que se maneja dentro del mercado.  

La asequibilidad de sus precios es innegable, de manera que la popularidad sigue creciendo a pasos agigantados, al ser consideradas una alternativa inteligente y de fácil adquisición.  

El cromo duro, por otra parte, es ideal para la cocción a fuego lento y son planchas bastante fáciles de limpiar y mantener, dado a su calidad a pesar de ser un poco más costosas que las plancha industriales de acero.

No obstante si buscamos innovar en nuestro sector, podríamos considerar las planchas industriales con recubrimiento cerámico, ya que la tecnología aplicada mediante nanotecnología las convierten en planchas exclusivas, resistentes y mucho más higiénicas que las anteriores

Ventajas de las planchas industriales

Lo que ofrezcamos en el menú no importa sino contamos con una plancha industrial capacitada y adaptada a las condiciones de nuestro local comercial.

En este sentido, las ventajas de las planchas industriales no sólo se basan en la confianza y comodidad que se adquiere, sino en la agilidad, productividad y rendimiento que obtenemos de manera casi inmediata.

La posibilidad de amplificar nuestra oferta gastronómica siempre será bien recibida, puesto que podremos atender a los comensales con eficiencia y prontitud.

Otra de las grandes ventajas de las planchas industriales es que no requieren de grandes cantidades de aceite o grasas para cocinar, de manera que son muy adecuadas para elaborar platos bajos en calorías o simplemente, mucho más sanos.

Además, cocinar a la plancha significa conservar las propiedades y nutrientes de los alimentos, sin que ello conlleve a la pérdida del sabor de los mismos.

Nuestro personal de trabajo se sentirá siempre a gusto al alcanzar mayor productividad, y podremos complementar nuestro equipamiento al optar por maquinaria de calidad, pensada en las necesidades y exigencias de todo negocio dedicado a la hostelería y restauración.