Barbacoa industrial

En esta categoría disponemos de diversos modelos de barbacoas y parrillas para bares y restaurantes. Barbacoas y parrillas de carbón volcánico incombustible y refractario, y otros materiales. Barbacoas Industriales a Gas para restaurantes y bares. Barbacoas profesionales modulares con mueble de 400, 800 y 1200 mm para cocinas industriales.

La barbacoa industrial es un elemento indispensable en las cocinas de cualquier restaurante u hotel. Esta forma de cocinar se realiza de manera tradicional al aire libre, pero existen modelos de barbacoa industrial perfectamente aptos para cocinar en el interior.

Normalmente cuenta con una parrilla y una repisa inferior en la que se introduce el combustible físico (leña, carbón…) aunque existen modelos que no necesitan este tipo de combustibles.

Principales tipos de barbacoa industrial

Las barbacoas industriales se pueden clasificar en dos tipos que son:

Barbacoas de piedra volcánica

Son barbacoas que recrean en buena medida la cocción a la brasa tradicional pero con un sistema de limpieza mucho más sencillo, con mayor control respecto a la temperatura que alcanza o con una mayor seguridad para el usuario. Además cuentan con una inclinación que permite que fluyan las grasas sobrantes hacia un cajón de gran tamaño donde se acumulan y se desechan.

Barbacoas de agua

Son barbacoas que cuentan con una cuba o cajón de agua debajo del plano de cocción. Este sistema permite eliminar los humos y recoger las grasas de manera eficiente y además ayuda a que la comida se mantenga siempre tierna. Este tipo de barbacoas pueden ser eléctricas o de gas y permiten un cocinado a la parrilla natural y sano al favorecer la dispersión de las grasas generadas durante el proceso.

Ventajas de usar una barbacoa industrial

Entre las ventajas de usar una barbacoa industrial para el cocinado de alimentos destacan por su importancia las que se muestran a continuación:

Menos grasas

El uso de barbacoas es la forma más recomendable de cocinar ciertos tipos de carnes. Y es que es un sistema que desgrasa la carne evitando que pase a nuestro organismo al comerla. Todo ello sin renunciar a carnes jugosas y sabrosas que gustan a todo el mundo.

Más sabor con menos calorías

El calor producido por las brasas hace que se evaporen grasas que dan un sabor especial a los alimentos. Del mismo modo es un sistema de cocinado que no necesita del uso de condimentos o salsas, por lo que resulta menos calórico y más saludable. El resultado: más sabor con menos ingesta de calorías.

Mejor digestión

Las elevadas temperaturas que se alcanzan en el cocinado de alimentos a la brasa permite crear una capa de protección en los ingredientes que mejoran la digestión de las proteínas, evitando digestiones pesadas.