+34 913572462

Cómo Hacer Galletas

Consejos, Maquinaria, Trucos

como hacer galletas

Hacer galletas caseras no es nada difícil, pero existen tantas recetas que marea un poco. Incluso si escogiste una de las complicadas y, no te salieron bien del todo, hoy vamos a cambiar eso. Verás lo sencillo que es hacer galletas de mantequilla y lo fácil que es que te salgan perfectas para esa hora del café.

Además, de esta receta obtendrás un montón de galletas. Podrás hacer varias horneadas y lo prefieres, emplea solo una parte de la masa y congela el resto. Quedarán igual de ricas.

Ingredientes y utensilios necesarios

Antes de empezar es mejor asegurarnos de que no falta de nada y para eso vamos a ver los ingredientes:

– 250 gramos de mantequilla. Déjala fuera de la nevera un buen rato antes de empezar para que esté a temperatura ambiente.

– 250 gramos de azúcar glass.

– 650 gramos de harina de trigo normal tamizada.

– 1 chorro pequeño de leche para ligar o unir la masa.

– Aroma de vainilla a gusto de consumidor o un poquito si es líquida. Si quieres que sean galletas de chocolate puedes usar unas cucharadas de cacao.

Con estas cantidades te saldrán unas 35 o 40 galletas, dependiendo del tamaño de moldes que emplees. Vamos a ver ahora los utensilios:

– Un bol o recipiente para mezclar los ingredientes.

– Medidores y báscula para las cantidades líquidas o sólidas respectivamente.

– Una varilla para mezclar o un batidor con varillas.

– Un tamiz para la harina y el azúcar.

– Papel film transparente.

– Papel para hornear.

– Dos palos cuadrados que emplearás como referencia para que el grosor de las galletas sea siempre el mismo. Dichos palos se colocan a ambos lado de la masa extendida y con el rodillo la rebajas hasta conseguir una superficie plana y homogénea. De esta forma también evitarás que queden demasiado finas. Si no dispones de palos puedes hacerlo a ojo o emplear otros utensilios.

– Moldes para las galletas.

Vamos al lío

En primer lugar, bate la mantequilla hasta conseguir una textura similar a la que tiene la pomada. Verás que también se aclara ligeramente. Este paso te llevará alrededor de dos minutos si empleas la batidora eléctrica o poco más. Puedes encender ya el horno a 180º y con el ventilador para que se vaya atemperando.

En segundo lugar, tamiza el azúcar glass e incorpóralo a la mantequilla poco a poco. Durante este proceso sigue batiendo continuamente. Verás que el azúcar tarda un poco en integrarse del todo. Seguramente la mezcla estará homogénea y suave en unos tres minutos. Puedes parar la máquina varias veces si es necesario para bajar los ingredientes y asegurarte de que se queda todo bien mezclado. Cuando esté listo la mantequilla estará más esponjosa y habrá aumentado de volumen.

Para la máquina e incorpora la vainilla o el cacao, según prefieras galletas de chocolate o normales. Y añade también el huevo a la mezcla. Verás que cuando empieces a batir de nuevo parecerá que la masa esté cortada o algo así. Eso es por el huevo, pero es normal. Si sigues batiendo finalmente terminará por integrarse normalmente. Puedes ir parando la máquina para bajar los ingredientes sin problema siempre que lo creas necesario.

Llegó el turno de la harina y la incorporarás como has hecho con el azúcar. En el punto mínimo de tu batidora, pero sin pararla del todo, la vas incorporando. Habrá un punto en el que la masa empezará como a desmigarse. Será entonces cuando tendrás que añadir el chorro de leche. Pero ojo, un chorro pequeñito y sigues batiendo. Según se vaya integrando todo la masa formará una bola, homogénea y de color más bien amarillo. Cuando empiece a separarse esa bola de las paredes del bol paras de batir.

Ahora la pausa para el café

Si ha ido todo bien ya tienes preparada tu materia prima: compacta y homogénea. Si el chorro de leche ha sido excesivo tendrás que corregir con un poquito más de harina. No se puede dar una cantidad exacta de leche porque depende de muchas cosas; si la mezcla se desmiga más o menos, la humedad ambiental o la de la harina. Pero le cogerás el punto en seguida.

Aun así, nuestra bola todavía no está lista. Necesita endurecerse un poco más antes de empezar a manipularla. Es por eso que tendrás que meterla en la nevera enrollada en papel film transparente. Y si quieres congelar parte de la mezcla ahora es el momento. Separa la cantidad que quieras y la que vayas a usar necesitará 3 horas de frío. Después de ese tiempo nos pondremos ya con las galletas de mantequilla o galletas de Navidad.

Pasadas las tres horas reglamentarias llegó el turno de los moldes

Ahora sí que tenemos una bola perfecta y lista para usar. Seguro que el olor ya te encanta y es que te recuerda a… Las galletas de mantequilla de toda la vida.

Antes de volver a hablar de palos, coge el papel para hornear y coloca un trozo sobre la encimera. Por la masa encima del papel y tápala con otro trozo del mismo papel. Con cuidado empieza a pasar el rodillo sobre ella. Cambia de dirección para ir rebajando toda la superficie más o menos de igual forma. Puedes retirar el papel de la superficie, dar la vuelta a la masa, tapar y seguir con el rodillo de arriba abajo.

Cuando esté bastante aplanada llegará el turno de poner los palos a los lados e igualarla al ras. Esto es conveniente porque, si cada galleta tiene un grosor diferente, no se hornearán todas por igual. Pero aquí vale cualquier otro truco que se te ocurra. Lo ideal es que no queden muy finas, como de un centímetro de grosor.

En el momento en el que tengas ya preparada tu plancha de masa de galleta podrás empezar con los moldes o cortadores. Ponte al lado la bandeja del horno con un trozo de papel sobre ella para ir dejando las galletas que cortes. La masa sobrante la vuelves a mezclar y repites el proceso del rodillo tantas veces como sea necesario hasta consumir toda la mezcla. No las pongas muy juntas en la bandeja para evitar que se peguen al crecer.

Como encendiste el horno en el paso uno ya estará listo. A 180º las galletas tendrán que estar uno 10 minutos como mínimo. Sácalas cuando estén doradas.

Para hacer galletas de profesional

Este tipo de galletas de mantequilla admite gran variedad de decoraciones. Aunque verás que así solas están realmente buenas, les irá bien una decoración en fondant o también en glasa si lo prefieres. Consérvalas en un recipiente hermético y en un lugar fresco y seco y ¡disfrútalas cuando quieras!

Hosteleria UNO

Hostelería UNO

En Hostelería UNO ayudamos a profesionales del sector de la hostelería. Distribuimos maquinaria, mobiliario, suministros y material de hostelería directamente de fábrica a través de nuestra Tienda online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Don`t copy text!