+34 913572462

Cómo Limpiar el Acero inoxidable

Consejos, Maquinaria, Trucos

Cómo Limpiar el Acero inoxidable

Limpiar el acero inoxidable suele ser algo costoso en tiempo. Porque sin duda te habrás dado cuenta de lo complicado que es dejarlo perfecto. Y es que ese brillo característico de este material tiene sus trucos.

Productos apropiados para la limpieza

Antes de hablar de cómo limpiar el acero inoxidable déjanos decirte lo que es. Se trata de una aleación de hierro y cromo, es justo por eso que se trata de una superficie tan resistente. Ahora bien, no con todos los productos se obtienen los mismos resultados. Y es que, además de resistente, es peculiar.

Tus mejores aliados serán:

– Los paños de microfibra o las esponjas.

– Productos de limpieza que tengan un Ph neutro.

– Vinagre blanco diluido en agua destilada o en su defecto limón exprimido.

– Alcohol o disolventes alcohólicos.

– Productos limpiadores que sean específicos para este material.

Como ves, dispones de varias opciones con las que obtendrás un resultado perfecto. Vamos a ver diversas técnicas.

La limpieza general del día a día

En primer lugar, escoge tu herramienta ¿paño o esponja? Si la superficie que quieres limpiar no está muy sucia (solo de un día), será más fácil. Pues usar el detergente de Ph neutro que comentábamos y agua caliente (muy importante). Después secas la superficie con algún trapo o papel antiadherente y listo ¡buen truco!

Si está sucia de varios días quizás esto no sea suficiente y tengas que hacer una segunda pasada con el limpiador alcohólico. O bien podrías emplear el vinagre disuelto, eso sí, siempre el agua caliente. Verás cómo ayuda. Aunque hasta ahora hemos hablado de superficies de acero inoxidable, pero la cosa cambia si son otros utensilios.

Pero no todas las superficies son iguales. Si hablamos de electrodomésticos como la nevera o la lavadora, puedes emplear un espray limpiador de cristales normal y corriente. Después secas con un trapo o papel absorbente y quedará impecable.

Un truco muy recomendable, cuando haya restos de comida pegados, es emplear un limpiador cremoso. También podrías obtener tú una textura similar mezclando bicarbonato con un poco de agua. Seguidamente o bien lo dejas actuar un rato o bien lo frotas ligeramente con un cepillo de dientes. De esta forma eliminarás los pegotes sin estropear la superficie.

Limpiar ollas y sartenes de acero inoxidable

En principio podrías fregarlas normalmente con agua, esponja y jabón, pero ¿y si tienen restos pegados o están quemadas? Cuando tus ollas de acero inoxidable presentan el fondo quemado no intentes frotar con el estropajo para solucionarlo. Otro truco infalible es que añadas un chorro de vinagre y le pongas agua caliente. Déjala reposar y en unas horas la podrás fregar normalmente y verás que la parte pegada se suelta sin esfuerzo.

Y si no quieres que aparezcan machas de cal, recuerda secar bien todas las cacerolas. Ten en cuenta que en España hay zonas en las que el agua corriente es muy dura. Por eso cuando los cacharros se secan pueden aparecer estas manchas tan incómodas.

Limpiezas en seco

No siempre es obligatorio el uso de agua para limpiar el acero inoxidable. Si el problema es solo que se ve opaco y sin brillo puedes solucionarlo en seco. Existen ceras especiales para este material que lo dejarán como nuevo. Solo tendrás que poner un poco de ese producto en un trapo y pasarlo repetidas veces hasta que reluzca. Otra opción es rociar ligeramente el trapo con vinagre, limón o alcohol y hacer la misma operación.

Cuando no dispongas de nada de eso, con un poquito de aceite te bastará para devolverle el esplendor del primer día. Si quieres hacerte la vida más fácil te recomendamos que no esperes a que la superficie esté muy sucia para ponerte manos a la obra. Te será mucho más sencillo y fácil si solo te dedicas a mantenerla limpia. Por lo tanto, mejor que pases el trapo en cuanto se manche. Además, intenta mantener la superficie siempre seca ¡será pan comido!

Prepara tu propio producto para limpiar el acero inoxidable y ahorra

Hay muchas formas de ahorrar dinero en la limpieza y a la vez evitar usar tantos químicos. Una forma sencilla es emplear sustancias como el limón, el vinagre o el bicarbonato, que tantos usos tienen. Necesitarás un difusor. También puedes usar una botella de limpiador genérico de cristales vacía. Dentro de ella mezcla vinagre blanco y agua destilada a partes iguales y listo.

No emplees agua del grifo porque podrías tener manchas de cal después. Y, sobre las manchas, puedes aplicar el producto y dejarlo actuar antes de retirarlo con un trapo seco. Mejor si los trapos son de esos que no sueltan pelos o papel de cocina en su defecto.

El truco final para limpiar el acero inoxidable y mantener su brillo más tiempo es que lo frotes siempre en la misma dirección en la que están sus marcas. Esas ligeras líneas que se observan en las superficies de este material ¡síguelas y quedará como nuevo!

Hosteleria UNO

Hostelería UNO

En Hostelería UNO ayudamos a profesionales del sector de la hostelería. Distribuimos maquinaria, mobiliario, suministros y material de hostelería directamente de fábrica a través de nuestra Tienda online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Don`t copy text!